DCC - Primeros pasos

Primeros pasos

Antes de hacer astillas la antigua maqueta y comenzar con la nueva de estilo modular tuve que aprender algunas cosas inevitables para poder sacar provecho de un sistema digital y no tener complicaciones.

1 - Cableado del circuito

El primer fallo que tiene un principiante en esto del digital es que se piensa que no hay corriente en la vía como en analógico. Después del primer cortocircuito que hace saltar a la central te das cuenta de que por ahí van a comenzar las diferencias, y es necesario acostumbrarse a ello. La vía siempre tiene corriente mientras la central esté en funcionamiento.

cableadoTal como lo hace Lenz con letras (J-K a partir de ahora) resulta muy expresivo y amigable entender que, a pesar de que en teoría no hay polaridad en la vía, sí hay diferencias entre un rail y otro a la hora de controlar los trenes. La corriente que pasa a los railes aparte de tener un componente de tracción o de potencia, también tiene un componente de control (la señal que hace llegar la central a los descodificadores para que operen). Por tal motivo no es necesario aislar los circuitos de vías (el aislado típico de circuitos de doble vía en los desvíos que las interconectaban), ya que las locomotoras ya no son sensibles a la polaridad de la vía. Se tiene que tener especial cuidado en no hacer bucles de retorno (conectar los railes J y K entre ellos), esto haría saltar la central cada vez que se pusiera en marcha (para evitar esto hay unos aparatos digitales específicos que intercambian la corriente de entrada de las vías para adaptarla a la salida). Y, si se quieren hacer cortes en la vía para controlar acantonamientos, es mejor hacerlos siempre en la misma vía (normalmente la K),esto se suele hacer para interponer módulos de vía que detecten la posición del tren y la transmitan a la central de control (es útil para el control de trenes por ordenador).

Una vez que hacemos estas consideraciones iniciales nos encontramos que al no hacer tantos cortes de vía se simplifica el cableado, además, como los circuitos de vía se pueden poner tan cerca como se quiera del lugar de trabajo (inclusive tomando corriente de las vías), se simplifica aún más. Tenemos pués que ya no habrá tanta maraña de cables debajo de una maqueta, pero a cambio tendremos que variar la sección del cable en según que secciones.

En la salida de la central se dan hasta 5A en escala H0 (3A en escala N), esto quiere decir que la sección del cable que sale de la central y que irá alimentando los diversos tramos de vía, aparatos, etc tiene que ser lo suficientemente gruesa para aguantar sin calentarse tal intensidad (normalmente unos 1,5 mm2), aunque el cable que vaya a alimentar cierto tramo de vía (cantón) no necesita ser tan grueso porque sólo alimentará una composición de tren, y se podría quedar en 0'5 mm2.

Una vez cableado el circuito ya se pueden hacer las pruebas para hacer funcionar una locomotora en el mismo.

2 - Puesta en marcha

Después de la oportuna verificación de los cables de alimentación ponemos en marcha el sistema. Todas las centrales de control están autoprotegidas, y si se encuentra un cortocircuito se apagarán, en mi caso el led rojo de la central se pone intermitente y me comunica por el control manual que se ha desconectado de las vías (ha habido un cortocircuito en la mayoría de los casos), pero es importante jugar lo menos posible con este parámetro, porque podría sobrevenir una avería involuntaria en la central de mando.

Si todavía no hemos integrado un descodificador en una de nuestras locomotoras, no podremos probar todas las opciones de nuestra central, pero sí que podremos controlar nuestra locomotora en analógico. Algunas centrales guardan una dirección digital para locomotoras que no estén digitalizadas (dirección 0), pero no todas lo tienen.

Con esta dirección, simplemente con introducir en el mando el número 0 (que se convierte según el sistema en 00 o 0000) podemos controlar la locomotora en analógico, pero hay un ligero contratiempo que es bueno tener presente, y es que como la corriente en las vías es alterna, la locomotora emitirá un silbido perfectamente audible, y que será de más o menos intensidad dependiendo del motor de la locomotora (esto conllevaría a la larga a tener que repasar o cambiar el motor debido a un desgaste acelerado y se aconseja no hacer uso de esta característica por mucho rato y con determinados motores que se llegarían a quemar).

3 - Programación de un descodificador

Habitualmente, la mayoría de los sets de inicio comerciales o acompañando a la central de mando hay un descodificador. En los sets de inicio viene ya instalado en la locomotora, pero si este no fuera el caso, hay que digitalizar la locomotora. Si ésta es reciente, no habrá problema en ponerle un descodificador en pocos pasos (pinchar y listo), pero si es antigua los problemas se pueden acrecentar un poco, ya que no se puede poner un descodificador con zócalo (NEM 651-652, 21MTX o PluX) sino que habrá que hacerlo soldando cables a la placa de la locomotora. Para hacer esto es importante seguir las indicaciones del manual de usuario del descodificador.

descodificador embarcadoUna vez instalado el descodificador en la locomotora tenemos que programarlo. Una de las pocas cosas que se tienen que hacer de forma aislada es ésta. Para poderle dar un número a una locomotora sólo debe haber una locomotora en un tramo de vía. Por eso la mayoría de fabricantes han puesto un par de terminales independientes para alimentar la llamada via de programación (en Lenz son los terminales P y Q). En la vía de programación la corriente es de menor intensidad que en el circuito general, así si hay algún problema la central no "achicharra" el descodificador antes de mostrar el mensaje de error. En la vía de programación se pueden programar internamente todos los descodificadores, y dependerá de la central el método utilizado para ello (programación directa de las CV, modo de registro y modo paginado -leer bien las instrucciones de la central).

Cuando se monte el descodificador en la locomotora se debería probar en la vía de programación (recomiendo que siempre que se haga algún cambio interno en la locomotora se pase primero por la vía de programación). Si desde el mando leemos la dirección del descodificador nos dará una dirección 03, que es la que los fabricantes asignan a los descodificadores por defecto.

Una vez leída la dirección de la locomotora y comprobado que no hay problemas (en caso contrario la central daría un mensaje de error, del tipo "Err01" o "Err02", que tendría que ser subsanado lo antes posible), el siguiente paso es asignar un número a la locomotora diferente del 03 (el porqué es fácil, si compramos varios descodificadores todos tienen el número 3, y todos funcionarán a la vez si los ponemos en la vía sin cambiarles el número, por eso todo el mundo recomienda cambiar esa dirección por cualquier otra excluida la 0 por razones obvias y que esté en el rango de direcciones de la central), y para ello debemos seguir las instrucciones de nuestra central para ello.

En mi caso (central Lenz) lo hago de la siguiente manera: Tecleo F+8 para entrar en modo de programacion. Luego vas pasando los diferentes menús (DIR, ADR, A_) tecleando Enter. Llegados a este momento se lee la dirección de la locomotora o se muestra el mensaje de error. Una vez mostrado el número presionamos la tecla Cl, e introducimos una nueva dirección, teclando los número necesarios para ello, hasta 9999, en el momento siguiente se produce un impasse de milisegundos en el que la central está mandando la información al descodificador, y éste la acepta y la introduce en su memoria interna.

Una vez llegados hasta aquí podremos sacar la locomotora de la vía de programación y ponerla en el circuito de vía general para poderla ver en funcionamiento. El único caso en el que puede funcionar mal es porque los pasos de velocidad entre la central y el descodificador estén mal sincronizados. Una nueva reprogramación del descodificador solventará este problema.

¿Qué más se puede programar?

Aparte de la dirección de la locomotora que obligadamente se tiene que hacer de forma diferente, los demás parámetros se pueden programar en la misma vía principal mediante el procedimiento PoM (Programación durante la marcha) o programar en la vía de programación. Se pueden cambiar por ejemplo :

  • el momento de aceleración

  • el momento de deceleración o frenada

  • los pasos de velocidad

  • la velocidad máxima

  • el funcionamiento de las luces de la locomotora

  • las funciones auxiliares (fumígeno, sonido, desenganche...)

  • la compensación de carga

  • la retroinformación mediante RailCom

  • ...

El número de parámetros es importante y permite personalizar cada locomotora. Inclusive en algunas de la misma serie de producción se les pueden personalizar los trabajos que realizan (por ejemplo una locomotora de pasajeros correrá más rápido que una de mercancías, que tendrá un momento de aceleración y frenada más largo).

¿Cómo se puede programar?

Puede programar un descodificador mediante el control manual, pero es lento y engorroso. Hoy en día hay programas de ordenador como el Winlok, TrainProgrammer o el JMRI Decoder que pueden programar las locomotoras de una pasada cambiando muchos parámetros a la vez. Incluso guardar los parámetros para introducirlos en otra locomotora que tenga las mismas características. El único handicap para poderlo hacer es tener un interfaz que conecte la central digital con el ordenador. Ya sea mediante conexión Serie, IP o mediante un aparato especializado (en mi caso el LI100 de Lenz).

También se puede programar con hardware especializado como el Lokprogrammer de ESU, que contiene tanto hardware como software para programación de locomotoras y funciones auxiliares de sonido (ESU se especializó desde hace tiempo en descodificadores de sonido del tipo LokSound).

De esta manera, cuando juntas unas cuantas locomotoras en la vía y puedes ver que funcionan totalmente independientes unas de otras, que las luces se encienden o apagan a voluntad, y que inluso se pueden crear dobles tracciones o multitracciones con varias locomotoras, te das cuenta de la potencia del sistema digital.

La transformación de su maqueta puede ser progresiva. En un primer momento se pueden controlar las locomotoras por DCC. Luego se pueden controlar de manera digital los desvíos, los diferentes accesorios, etc, que pueden controlarse y automatizarse sin la intervención de operador alguno.

4 - Los programas de gestión de la maqueta

Los programas informáticos como el Railroad & Co., el Windigipet, el Railware, el Winlok, y tantos otros permiten controlar la maqueta de varias formas y pueden llevar a automatizar completamente el funcionamiento de la maqueta. Par ello, es necesario, como en el caso de la programación de los descodificadores por software que el sistema digital disponga de un interfaz de conexión con el ordenador, ya sea serie, paralelo, USB (puertos del ordenador), IP (por red) o mediante un aparato especializado que comunica los puertos del sistema digital con el ordenador.

Para experimentar el control por ordenador me hice con un Lenz LI100 para poder conectar mi central con el ordenador y probé el programa de prueba de Freiwald Software. La verdad es que cualquier programa de gestión eleva la potencia del sistema aún más de lo que está debido a que un operador sólo puede realizar dos tareas, o tres a la vez, controlar dos trenes se le puede hacer difícil, sin en cambio el programa los puede controlar todos,hacer rutas, programaciones, horarios, etc. La comunicación es tan súmamente rápida que se pueden llegar a hacer miles de operaciones en un segundo.