Schwarzwaldmodellbahn2

fotos: 

Visita al interior de la maqueta

Por una entrada especial (puerta horizontal) se accede al interior de la maqueta. EL hecho más inhabitual de esta maqueta es que está elevada con respecto al nivel del suelo, de esa manera trabajar en el interior se hace cómodo, espacioso y para nada pesado. Desde la entrada a la sala de la maqueta se accede a parte de la misma por una rampa, dejando una estación a cada lado y otra en el centro. Para poder ver la parte superior de la maqueta, que reproduce la realidad se hace subir al espectador por la parte trasera hasta medio metro sobre el nivel del suelo, lo que da el margen suficiente para que la maqueta tenga amplios reservorios en su interior para almacén, trabajo, mantenimiento, etc.

En esta página veremos las fotos que hice en el interior de la zona de trabajo, excluida al público.

Explicación de las fotos:

En las mesas de trabajo se suelen arreglar, modificar o incluso crear la piezas que luego rodarán por la maqueta, o que se incorporarán a la misma de forma estática. Teniendo en cuenta que los motores de las locomotoras suelen durar dos años de vida y los camiones del Faller car system una media de un mes, es importante tener un buen laboratorio de mantenimiento.

Dos ordenadores (supongo que uno de reserva) son los que gobiernan mediante el programa en Windows Railware toda la maqueta. El Sr. Panzer nos dijo que normalmente el funcionamiento es muy fiable y no da demasiados problemas. En la estantería la central Lenz y los amplificadores de esa zona. De esta misma manera se reparten los amplificadores por el entorno de la maqueta. Lo que mas llama la atención es la total accesibilidad a los elementos de control que se pueden recambiar en un tiempo record.

Todo el material que rueda por la maqueta tiene su correspondiente caja que suele estar vacía (algunas aún estaban por abrir). Las columnas están separadas entre ellas a una distancia de un metro y por encima nuestro la maqueta continuaba su funcionamiento con total tranquilidad.

Para evitar problemas con la conexión a la vía se estreman las precauciones y los cables son lo más cortos posible, por eso nos encontramos que sobre los travesaños había los aparatos de control de automatismos o retroinformación, cerca de allí y en una estantería están el resto, amplificadores y transformadores.

Para perder o ganar altura rápidamente en la maqueta hay bastantes hélices, esta es una de las ocultas. Pero las más impresionantes son las que hay a ambos lados de la puerte de entrada. En ellas un tren tarda un tiempo que va desde los 30 segundos a un minuto.

Bucle del Faller car System en el que van y vuelven los camiones a la maqueta. Este sistema está controlado por infrarojos que están dispuestos por la maqueta y controlados por un ordenador aparte situado cerca de este bucle. Nos impactó mucho el hecho de que los motores del car system se estropeen con tan poco tiempo, pero teniendo en cuenta el uso intensivo, puede ser habitual.

Como una extensión de la mesa de trabajo se encuentra este probador de locomotoras. La limpieza es fundamental en esta maqueta. Las locomotoras, el limpiavías, el aspirador y todo lo que había en esta esquina daba la impresión a que cada cosa tiene su sitio y en esta maqueta la limpieza es importante. De hecho se utiliza regularmente un plumero para limpiarla y una boca de aspirador que sopla y aspira a la vez (nos dijeron que es algo típico de Alemania).


Videos en youtube:

Viaje en cabina por la línea de la Selva Negra

Maqueta de la Selva Negra

Video de Eisenbahn Romantik sobre la maqueta