Microsiervos

Fundación en Apple TV+, Asimov con cosas

En un futuro remoto, tan remoto que la memoria Tierra no es más que una leyenda, la humanidad se ha expandido por la Vía Láctea en un Imperio Galáctico que abarca millones de mundos. En ese contexto el matemático Hari Seldon desarrolla la psicohistoria, una herramienta que le permite predecir el comportamiento futuro de grandes masas de población. Con ella determina que el Imperio va a caer sí o sí. Y con ella desarrolla un plan que tiene como objetivo conseguir que el periodo de oscuridad posterior a la caída del imperio vaya a durar 1.000 años frente a los 10.000 que durará de no haber ningún tipo de intervención.

La serie Fundación en Apple TV+ intenta adaptar esta historia. He terminado de ver la primera temporada un poco porque no me gusta dejar series a medias y un poco por cabezonería ver hacia dónde llevaban la trama. Porque si bien es cierto que la obra de Asimov tiene fama de ser complicada de adaptar en este caso no han tenido demasiados problemas porque esta Fundación no es Fundación. Es Asimov con cosas, como dijo Manuel Herrador. Fundación con demasiadas cosas como para que sea reconocible como tal.

Sugiero que la segunda temporada de Fundación sea una recopilación de chistes de Chiquito de la Calzada. Se parecerá lo mismo que la primera temporada a la obra de Asimov (o sea, nada), pero al menos nos echamos unas risas.

— Daniel Marín (@Eurekablog) November 23, 2021

Ojo que no tengo ningún problema con cosas como los cambios de género de algunos personajes, más bien todo lo contrario. Pero –y eso que hace años que leí la trilogía original y alguna de las novelas asociadas– los cambios que hacen con sus líneas argumentales y personalidades no sé muy bien a dónde están llevando ni a qué vienen. La relación de Salvor Hardin y Gaal Dornick, por ejemplo, me la tienen que justificar muy bien en futuras temporadas para ver si entiendo qué pinta. O lo de los emperadores Cleón clonados eternamente y por triplicado. O la explicación absolutamente chorras al conflicto entre los anacreontes y los thespin que además nadie parece conocer hasta que viene muy a mano para dar un giro a la historia.

Y aquí viene mi segundo mayor problema con esta adaptación: podía haber aceptado que Fundación en AppleTV+ se parece como una castaña a un huevo si la serie fuera entretenida y coherente y haberla disfrutado igual; me gusta Asimov pero tampoco hasta el fanatismo. Sin embargo hay agujeros e inconsistencias en el guión que se meten demasiado con mi suspensión de la incredulidad. O incluso contra la lógica. Como por ejemplo –ojo, pequeño spoiler– cuando los anacreontes van a Términus a buscar personas para la tripulación de una nave y entran a tiros en el pueblo sin saber quien es quién. «Vaya, le hemos pegado un tiro en la cabeza a la navegante que necesitábamos». Eso sí, la producción es excelente. Se nota que hay pasta.

¿Verá la segunda temporada? Seguramente. Pero con muchas dudas de que se vaya a parecer más a la Fundación que yo recuerdo.

# Enlace Permanente

La Solar Orbiter sobrevuela la Tierra camino del Sol y con ello empieza su misión

Esta pasada noche la Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea sobrevolaba la Tierra de camino al Sol, llegando a pasar a tan sólo 460 kilómetros de altitud sobre el norte de África y las Canarias. Es la tercera maniobra de asistencia gravitacional en la fase inicial de su misión. Dos fueron sobre Venus en diciembre de 2020 y agosto de 2021 antes de pasar por la Tierra. El objetivo de estas maniobras es hacer perder velocidad a la sonda de tal forma que su órbita llegue a pasar a tan sólo 50 millones de kilómetros del Sol frente a los 77 que alcanzó en su primera pasada. Eso es un tercio de la distancia de la Tierra al Sol.

Tras esta noche la Solar Orbiter ha abandonado la fase de crucero y ya ha empezado la fase de ciencia de su misión en preparación para esa primera aproximación al Sol que ocurrirá en marzo de 2022. Aunque en realidad el q¡equipo de la misión ha aprovechado el tiempo desde su lanzamiento en febrero de 2020 para ir probando y calibrando los instrumentos de a bordo. De hecho al pasar junto a nosotros han recogido datos que complementarán los de los satélites Cluster.

En general la misión tiene como objetivo a entender cómo el Sol crea e influye en heliosfera, la gran burbuja de plasma que rodea todo el Sistema Solar e influye en sus planetas. Para ello concentrará en cuatro áreas principales de investigación:

  • Viento solar: ¿Qué impulsa el viento solar y la aceleración de las partículas del viento solar?
  • Regiones polares: ¿Qué ocurre en las regiones polares cuando el campo magnético solar invierte su polaridad?
  • El campo magnético: ¿Cómo se genera el campo magnético dentro del Sol y cómo se propaga a través de la atmósfera del Sol y hacia el espacio?
  • El clima espacial: ¿Cómo impactan en el Sistema Solar eventos repentinos como llamaradas y eyecciones de masa coronal? ¿Cómo producen las erupciones solares las partículas energéticas que llevan a un clima espacial extremo en la Tierra?

La misión tiene programados al menos otro cinco sobrevuelos más de Venus; su órbita está de hecho diseñada para encontrarse periódicamente con el planeta. Pero esos sobrevuelos no servirán para reducir la distancia mínima a la que pasa del Sol sino para cambiar la inclinación de su órbita. Así, después de la asistencia gravitatoria de 2025 su órbita tendrá una inclinación de 17º sobre el plano de la eclíptica. E irá aumentando hasta alcanzar los 33º en 2029 durante una primera extensión de la misión extensión ya propuesta mediante más sobrevuelos de Venus. Esto nos permitirá observar por primera vez los polos del Sol, unos perfectos desconocidos.

La misión está en Twitter como @ESASolarOrbiter.

Relacionado,

# Enlace Permanente

El segmento ruso de la Estación Espacial Internacional queda completo con la llegada del módulo Prichal


Prichal, aún unido a la Progresss M-UM que le hizo de transporte, atracado al módulo Nauka de la EEI; en primer plano la Soyuz MS-19 – Roscosmos

Tal y como estaba previsto la cápsula Progress M-UM que llevaba consigo el módulo Prichal atracó a primera hora de la tarde del 26 de noviembre de 2021 en el módulo Nauka de la Estación Espacial Internacional (EEI). Eso, en palabras de Dmitry Rogozin, pone fin a la construcción del segmento ruso de la Estación. Anton Shkaplerov tiene unas cuantas fotos de la llegada del nuevo módulo.

Prichal es un módulo casi esférico con seis puertos de atraque. Uno ha sido utilizado para unirlo a Nauka. El opuesto está configurado y será usado para recibir cápsulas tripuladas Soyuz y cápsulas de carga Progress. Los otros cuatro, con los adaptadores correspondientes, también se pueden configurar para recibir Soyuz o Progress. Y también otros módulos de hasta 20 toneladas de peso. De hecho hace unos años estaba previsto que dos de esos puertos fueran utilizados para acoplar los módulos los módulos NEM-1 y NEM-2. Pero las palabras de Rogozin parecen descartar definitivamente esa posibilidad. También ofrece un volumen presurizado de 19 m³ que será utilizado para llevar a cabo actividades en él; en ese sentido es como una habitación nueva del segmento ruso.


Configuración de la EEI tras la llegada de Prichal – NASA

Y en el futuro, cuando termine la vida útil de la EEI, Prichal, cuyo nombre en ruso significa muelle o embarcadero, podría convertirse en el nodo central de la hipotética estación espacial rusa ROSS. Pero los planes para construirla, que han cambiado más veces que el precio del kilovatio, son aún más una lista de deseos que una realidad.

Relacionado,

# Enlace Permanente

John DeLorean, el empresario automovilístico cuya carrera acabó en desastre pero que dejó un legado de película

Hace algunos meses estuve viendo John DeLorean: Un magnate de leyenda (2021), un mini-documental biográfico sobre el creador de la DeLorean Motor Company (DMC), la empresa que lleva su apellido. La DMC hace décadas que no existe, pero es todavía conocida por haber fabricado la máquina del tiempo más elegante de la historia: el DeLorean DMC-12 de Regreso al Futuro. Lo que ahora llamamos simplemente «el DeLorean», con sus legendarias puertas de alas de gaviota, fue el resultado de un proyecto empresarial caótico y desastroso con toda una curiosa historia detrás, por desgracia mucho menos épica y romántica de lo que cabría suponer.

Como decían de él en Framing John DeLorean (2019), una ficción de la misma historia protagonizada por Alec Baldwin, «Para algunos era un visionario renegado que iba a revolucionar la industria del automóvil, para otros era el mayor timador del mundo.» Los primeros dos capítulos explican cómo John DeLorean se abrió camino en General Motors, en el mismísimo Detroit, en las divisiones de «coches de lujo» lidiando con el márketing de los Pontiac y Chevrolets de los años 50 y 60. Es entonces en 1973 cuando decide probar suerte por su cuenta y fundar la DeLorean Motor Company, con la idea de crear una mezcla de deportivo biplaza y gran turismo «único, diferente y futurista», con su característico acabado en acero inoxidable. Como aquello iba a ser un proyecto deluxe comenzó encargando el diseño a Giorgetto Giugiaro, diseñador de grandes clásicos como el Lotus Esprit S1, del que tomó cierta inspiración. Luego comenzó a buscar el dinero para la empresa. No es fácil ni barato producir un coche de lujo; de hecho para minimizar los costes la fábrica se trasladó a los suburbios de Dublín en Irlanda del Norte… pero sin tener en cuenta que estaban en el peor y más conflictivo momento de la historia de aquel país.

Lo que sigue es la clásica historia de un desastre empresarial paso a paso: dificultades con la financiación, con los inversores, demasiadas promesas, pocas realidades… A eso se sumaron problemas con la fabricación y naturalmente grandes retrasos, pues el coche no saldría a la venta al público hasta enero de 1981. Todo ello mientras DeLorean gastaba el dinero a espuertas en márketing, promoción y –a título personal– pegarse la vida padre con un sueldazo, maletines viajantes llenos de billetes, obras de arte y otros lujos, algo para nada acorde con la situación. Hasta los contables de la empresa estaban escandalizados.

Este naufragio a cámara lenta se tradujo en que sólo se fabricaron unas 9.000 unidades del DMC-12. Y aunque parecía que los concesionarios estadounidenses se los iban a quitar de las manos (había incluso lista de espera) todo fueron problemas, especialmente por el cambio de posición del motor respecto al diseño original y luego por el acabado. Los clientes tuvieron problemas con las puertas, con los pedales, con la suspensión, con la antena de la radio y hasta con el desgaste de las ruedas. No había un manual de servicio técnico oficial y los concesionarios se desesperaban; era algo inaceptable para un coche que costaba el equivalente a unos 80.000 dólares de hoy en día. Se vendieron sólo 3.000 unidades el primer año y al siguiente algunos cientos más con grandes descuentos.

La única salida digna era declarar la bancarrota, algo a lo que DeLorean se resistía y que probablemente debería haber planteado mucho antes. Entre pitos, flautas y festejos ya había perdido 175 millones de dólares. Y tal y como explica el documental, en medio de todo el pifostio el FBI le pilla comprando 25 kilos de cocaína en la habitación de un hotel, probablemente para revender por unos 24 millones de dólares (que pagarían la insolvencia de unos 17 millones en que andaba inmerso). Aunque en el vídeo se ve a DeLorean charlando con el vendedor –que no era sino un agente encubierto– y efectuando la compra con sus propias manos, tras la detención y posterior juicio en 1984 fue declarado «no culpable» porque se consideró que los policías sobrepasaron la línea de la incitación a cometer el delito al tentarle con demasiado ahínco desde el lado oscuro con «dinero fácil».

Curiosamente el documental no entra a hablar mucho del DeLorean en la película Regreso al futuro, algo que fue simplemente una elección artística y de producción, sin que hubiera un acuerdo previo, emplazamiento de producto ni nada parecido. John Delorean escribió a Zemeckis, el director, para agradecerle la elección tras ver la película, pero poco más. Irónicamente esto marcaría el legado de DeLorean, pero no fue hasta 1985 con la compañía extinta. La popularidad de la saga convirtió al DMC-12 en objeto de culto. De hecho todavía hay miles de DeLoreans circulando, existen piezas de repuesto para ellos y se hacen convenciones, reuniones de propietarios y se restauran delicadamente. Una buena muestra es este vídeo de entrega de una réplica casi perfecta, condensador de fluzo incluido:

¿Cuál es la moraleja del documental? Toda esta historia no es muy diferente de la de muchos otros empresarios, emprendedores, charlatanes y estafadores, en el sentido de que lo que diferencia a unos de otros es su capacidad real para llevar a cabo un proyecto viable, la forma de lidiar con las dificultades y por supuesto la intención última.

Hay algunos grandes rasgos comunes a casi todos los proyectos empresariales: cómo conseguir la financiación, qué hacer con ella y qué ocurre si las cosas no vienen bien dadas. Pero hay una línea muy fina que separa el éxito del fracaso, y el mismo dinero que puede hundir un proyecto cuando no está disponible –haciendo que todo sea considerado humo, algo inviable o directamente una estafa– es lo que a veces lo salva o incluso encumbra como un producto estupendo, exitoso y propio de visionarios.

¿Qué sucede entonces? Los fracasos se excusan porque se trata de «visionarios adelantados a su tiempo» a «devenires de los mercados», se achacan a la «competencia desleal» o a «injustas y azarosas circunstancias». Pero cómo enfrentarse ante el fracaso también marca la diferencia. Una comparación entre Elon Musk (Tesla, SpaceX) y John DeLorean sería un ejercicio interesante, porque ambos estuvieron completamente al límite en sus proyectos, pero los finales fueron muy diferentes, como ha demostrado la historia… hasta ahora.

John DeLorean murió en 2005 con 80 años, arruinado y con ideas un tanto delirantes de un DMC2 y otros vehículos y proyectos, incluyendo un monoraíl. Gracias a estos documentales y películas sabemos algo más sobre su historia.

{Foto (CC) Jason Leung@ Unsplash.}

Relacionado:

# Enlace Permanente

Termina la misión de la cápsula de carga Progress MS-17 con un favorcito para el módulo Prichal

The Progress MS-17 cargo vehicle with an unusual cargo has undocked from the Nauka module of the International Space Station Russian segment! https://t.co/tQKFXIRf5D

— Oleg Artemyev (@OlegMKS) November 25, 2021

Un encendido de sus motores a las 15:34, hora peninsular española (UTC +1) mientras sobrevolaba Rusia puso a la cápsula Progress MS-17 rumbo al paso final de su misión, pues esa maniobra de frenado hizo que reentrara en la atmósfera terrestre sobre el sur del Océano Pacífico alrededor de las 16:08, desintegrándose en el proceso. Como es habitual con las Progress en su interior llevaba materiales de desecho y ya no necesarios a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI). Pero en su exterior llevaba algo si cabe más importante. Se llevaba con ella un anillo adaptador que hasta unas horas había estado unido al módulo Nauka de la Estación Espacial Internacional y que al haber sido retirado permitirá al módulo Prichal acoplarse en su lugar. Si todo va según lo previsto ese acoplamiento se producirá mañana mismo, 26 de noviembre de 2021.

La Progress MS-17 llevaba en la Estación desde el pasado 2 julio, aunque a finales de octubre se cambió al puerto inferior del módulo Nauka para comprobar su funcionamiento y de paso prepararse para llevarse el adaptador.

Deja a bordo de la EEI 1.509 kilos de suministros para la Estación y su tripulación, así como 470 kilos de combustible, 40,5 de oxígeno –a veces es necesario aumentar la proporción de oxígeno en la atmósfera de la EEI– y 420 kilos de agua para el segmento ruso de la Estación.

Relacionado,

# Enlace Permanente

El telescopio espacial James Webb no resultó dañado por el accidente producido durante los preparativos para el lanzamiento


El Webb durante los preparativos para el lanzamiento en el espaciopuerto de Kourou – ESA

Una gran noticia por parte del blog del Telescopio Espacial James Webb. Según se puede leer en Testing Confirms Webb Telescope on Track for Targeted Dec. 22 Launch tras las oportunas revisiones se puede afirmar que no resultó dañado por el accidente producido hace unos días durante los preparativos para el lanzamiento cuando una cinta de sujección se soltó inesperadamente.

Así que por ahora –y cruzamos los dedos y tocamos madera y lo que haga falta con tal de que el Webb despegue de una vez– se mantiene la fecha de lanzamiento del 22 de diciembre de 2021 a las 13:20, hora peninsular española (UTC +1). Para ello hoy mismo, 25 de noviembre de 2021, comienzan las operaciones de carga de combustible.

Estos últimos cuatro días de retraso bien han merecido la pena para asegurar que no pasó nada. A fin de cuentas no es cuestión de jugársela con un «cacharro en el que se han invertido unos 110.000 millones de dólares, que va a despegar con 24 años de retraso, y en el que hay depositadas tantas esperanzas. Y es que con su enorme espejo –el más grande que jamás hayamos enviado al espacio– y con la sensibilidad de sus instrumentos esperamos ver el universo con una profundidad y detalle como nunca antes.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Kingpin y las historias de hackers del la electrónica y el hardware de los años dorados

En esta minibiografía de Altium Stories titulada Confesiones de un hacker conocido como Kingpin se narran las aventuras hackeriles de Joe Grand. Bajo el alias de Kingpin fue uno de los miembros más activos y jóvenes de L0pht (L0pht Heavy Industries), un colectivo cuyas andanzas se recomiendan a Boston y los años entre 1992 y 2000. Kingpin es un hacker del hardware, en especial de la electrónica y un defensor a ultranza de la ética del hacker.

En las diversas escenas se puede ver cómo hackea (o hackeaba) todo lo hackeable, desde los parquímetros de San Francisco a las blueboxes para llamar gratis por teléfono,

Como todo buen hacker, él y sus compañeros de L0pht avisaron de la enorme inseguridad de Internet testificando como expertos ante miembros del Congreso estadounidense. Es gracioso cuando les preguntan si es verdad que el grupo podría «tumbar Internet» en media hora, a lo que responden: «en realidad podría hacerlo uno sólo de nosotros enviando unos pocos paquetes». Está claro que pa’ chulos, los hackers de los 90.

El reportaje tiene mucho de «mirada al pasado» y de «los viejos tiempos», y Kingpin reconoce que él es un hacker pata negra 100% pero que ser hacker no es una carrera que uno estudie, sino «un estilo de vida». De hecho a algunos de sus amigos los trincó la policía por falsificación, por meterse en lugares en los que no debían o por «molestar a la sociedad».

Aunque dice que todo era por curiosidad y para aprender (auténtico espíritu hacker) eso a veces no sirve como excusa. A modo de ejemplo muestra un mando de garaje universal que construyó a partir de un mando a distancia normal, añadiéndole una placa electrónica con un chip 555 temporizador, que simplemente va probando todas las posibles «contraseñas» hasta que se abre la puerta. Bastaba sentarse con él delante de un garaje y esperar un rato. ¡Click! «Pero te juro que nunca entré en ningún garaje aunque se abriera la puerta».

Cuenta que sus comienzos fueron en 1982 con un Atari 400 y los BBS, el caldo de cultivo perfecto para desear utilizar el módem llamando sin pagar para acceder a más información y aprender más sobre el mundo. De ahí a diseñar pequeños dispositivos electrónicos para hackear aparatos sólo hay un paso. Joe Grand (Kingpin) ahora da conferencias de vez en cuando, sigue investigando por su cuenta y le preocupa la dirección que está tomando todo lo relacionado con la seguridad. Dice que sabe cómo se diseñan todo tipo de dispositivos y cuán inseguros son muchas veces. El problema es que ahora hay mucho dinero que sirve como motivación para romper esa seguridad, algo que está al alcance no sólo de gobiernos sino también de muchas empresas.

Relacionado:

# Enlace Permanente

Rusia lanza el módulo Prichal hacia la Estación Espacial Internacional

The #Prichal Node Module is a spherical pressurized compartment with mission-supporting component parts placed inside and outside.

The interior of the spherical hull is divided into two zones - instrument and habitable. pic.twitter.com/TQDn4I8Xg0

— РОСКОСМОС (@roscosmos) November 24, 2021

Un cohete Soyuz-2.1b despegaba a las 14:06, hora peninsular española (UTC +1), del 25 de noviembre de 2021 del Cosmódromo de Baikonur para poner en órbita el módulo Prichal de la Estación Espacial Internacional (EEI). Si todo va según lo previsto se acoplará a la Estación el día 26. Lo llevará hasta allí una cápsula de carga Progress altamente modificada para esta misión conocida como Progress M-UM.

Prichal es un módulo ligeramente ovalado –mide 4,91 metros de largo por 3,3 de ancho– con un volumen presurizado de 19 m³ que, haciendo honor a su nombre (muelle o embarcadero), tiene seis puertos de atraque. Uno de ellos será utilizado para acoplarlo al módulo Nauka de la Estación. El puerto diametralmente opuesto será utilizado para el atraque de cápsulas de carga Progress o cápsulas tripuladas Soyuz y cuenta con las conducciones necesarias para transferir propelentes a la Estación y viceversa. También hay conexiones eléctricas y de datos.


Prichal y la Progress M-UM sobre el adaptador que los unía al Soyuz – Roscosmos

Los otros cuatro puertos se pueden usar también para atracar Progress o Soyuz pero además son reconfigurables para otras naves con otro tipo de conectores o incluso para otros módulos nuevos que Rusia decidiera añadir a su segmento de la EEI. En su exterior hay anclajes para un brazo robot Lyappa. En su momento dos de esos puertos iban a ser utilizados para el acoplamiento de los módulos NEM-1 y NEM-2, pero en estos momentos su futuro es bastante incierto.

Antes de que Prichal se pueda acoplar a Nauka la cápsula de carga Progress MS–17 tiene que dejarle sitio. Está previsto que parta el día 25. Se llevará un adaptador que tenía instalado Nauka en su extremo para permitir el acoplamiento de cápsulas Progress o Soyuz; con Prichal en su sitio ese adaptador ya no será necesario.

Para aprovechar el viaje y la capacidad del cohete dentro de Prichal viaja un palé de carga con 600 kg de suministros para la Estación y su tripulación.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Las uniones entre diversas piezas de algunos Boeing 787 son menos fuertes de lo debido debido a una contaminación con teflón


Un 787 en pleno proceso de ensamblado – Boeing

A la letanía de problemas con el ensamblado del Boeing 787, que recientemente cumplía diez años en servicio, se une ahora uno nuevo. O que se ha hecho público recientemente porque Boeing era consciente del problema desde LLL. Por lo visto las uniones entre algunas piezas de las alas, fuselaje y cola –AKA todo el avión– son menos fuertes de lo debido porque durante el proceso de encolado se contaminaron con teflón.

Al parecer el problema fue detectado ya hace unos meses y en principio parecía limitado a las alas, que son ensambladas por Mitsubishi Heavy Industries en Japón. Pero desde entonces Boeing ha descubierto que se da en otros proveedores que comprometen también el fuselaje y la cola. Así que básicamente todo el avión está comprometido. Lo que no he podido averiguar es cuántos aviones pueden estar afectados por este problema.

El problema está en que durante el proceso de fabricación de las piezas en materiales compuestos estos proveedores utilizaron –yendo contra las especificaciones de Boeing– teflón para facilitar su desprendimiento de los moldes. Pero resulta que la presencia de restos de teflón durante el encolado hace que la unión entre piezas sea menos fuerte de lo deseado.

Los primeros análisis de Boeing y la Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA) indicaban que aún siendo uniones más débiles de lo esperado quedaban dentro de los márgenes necesarios y que eso no comprometía la seguridad del avión, aunque sí podía acortar la duración de las piezas al provocar un desgaste más fuerte del esperado. Pero análisis posteriores han desvelado que algunas de esas uniones no están dentro de los márgenes de seguridad.

En octubre Boeing propuso a la FAA un método para evaluar la integridad de las uniones afectadas. Pero la FAA aceptó la propuesta pues considera que el método de evaluación propuesto no está aprobado ni ha sido validado por prueba alguna.

Así que un nuevo –e importante– marrón para Boeing con el 787, que ya es dudoso que pueda volver a entregar ni un solo ejemplar de este modelo antes de 2022. Y veremos a qué altura de 2022. Y a qué coste.

Por otro lado se ha sabido además que los problemas con el ajuste entre distintas piezas del avión también se extienden a la zona que rodea las puertas de pasaje y de carga de la sección trasera del fuselaje. El problema, en este caso, está en que las tolerancias implicadas en la fabricación de secciones del fuselaje en fibra de carbono hacen que pueda haber huecos relativamente grandes entre ellas. Es una consecuencia entendida de la fabricación en este tipo de material y precisamente por eso se usan suplementos para rellenar estos huecos, suplementos que pueden ser líquidos o sólidos. Si el relleno se realiza correctamente las fuerzas se transmiten adecuadamente y no pasa nada; todo funciona como debe. Pero en el caso de estas puertas, una vez más, las piezas de ajuste han sido mal colocadas o son del tamaño y forma incorrectos. O las dos cosas.

Y según se han ido inspeccionando con «más cariño» los 787 estos problemas de ajuste han ido apareciendo por cada vez más partes. Primero en la mampara de presión trasera, luego en el encaje entre las secciones principales del fuselaje, y más tarde en la mampara de presión delantera. Se estima que en total los problemas de ajuste de las piezas de materiales compuestos implican a más de mil aviones. Teniendo en cuenta que Boeing ha entregado 1.006 y tiene unos 100 pendientes de entrega es un problema extendido a casi el 100% de los 787 fabricados.


La derecha la mampara de presión trasera está entre la puerta y los ancastres para los timones de profundidad en la sección de fuselaje pintada de blanco que se ve a la derecha – CC Paul Thompson

A esto hay que añadirle además de los problemas con el ensamblado del timón de dirección y del timón de profundidad. Y también está lo de las piezas de titanio usadas en distintas partes del avión y que han resultado ser más débiles de lo especificado.

Este nuevo fiasco pone en duda, por enésima vez ya, el tipo de control de calidad que hace Boeing a sus proveedores y a sus propios procesos.

Es un frente de batalla abierto más para la empresa, que aún anda lidiando con el fiasco del Boeing 737 MAX y los problemas con el avión nodriza KC-46 Pegasus, con la cápsula espacial tripulada Starliner o con el cohete SLS para la NASA.

# Enlace Permanente

La NASA lanza la misión DART a chocar con un asteroide para ver si seríamos capaces de desviar uno en caso de necesidad

Hace unas horas un cohete Falcon 9 de SpaceX lanzaba la misión DART (Double Asteroid Redirection Test, prueba de redirección de un asteroide doble) rumbo al asteroide Dimorphos, que es la luna del asteroide Didymos. El objetivo es chocar contra él para ver si en caso de necesidad seríamos capaces de desviar un asteroide que viniera contra la Tierra.

El impactadorDART es un cubo de aproximadamente 1,3 metros de lado –paneles solares aparte– que tendrá una masa de unos 550 kilos cuando choque con Dimorphos. El impacto, previsto para el 2 de octubre de 2022, se producirá a 24.000 kilómetros por hora. Está previsto que frene al asteroide en aproximadamente 1,4 metros por hora, aunque la cifra final dependerá de la composición del asteroide y de si es más rocoso o poroso.

Esto hará que se reduzca la distancia a la que Dimorphos orbita alrededor de Didymos, con lo que también cambiará el periodo de su órbita, que se reducirá hasta en unos 10 minutos. El Cubesat de la Agencia Espacial Italiana LICIACube estará allí para tomar imágenes del impacto, aunque no está equipado para medir la variación en la órbita de Dimorphos.


Impresión artística de DART y LICIACube (a la derecha) antes del impacto – NASA/Johns Hopkins APL/Steve Gribben

Pero como Dimorphos eclipsa a Didymos cuando miramos hacia ellos desde la Tierra también podremos comprobar esa reducción en el periodo de su órbita observándolo con telescopios terrestres. Y para 2024 está previsto el lanzamiento de la misión HERA de la Agencia Espacial Europea, que para 2026 colocará un satélite en órbita alrededor de Didymos para comprobar in situ los efectos del impacto.

Como decía arriba la idea de esta misión es comprobar si seríamos capaces de desviar la trayectoria de un asteroide que representara un peligro para nosotros si lo descubriéramos con tiempo. El tiempo es necesario porque el cambio que se le impartiría a su trayectoria sería minúsculo, con lo que tardaría en ser lo suficientemente grande como para esquivarnos.

Así que aparte de probar métodos para desviar asteroides no podemos dejar de mirar al cielo para encontrarlos a tiempo. Se calcula que no hemos encontrado todavía un 60% de los asteroides de un tamaño similar o más grande que el de Dimorphos. Y Dimorphos tiene el tamaño suficiente como para cargarse una ciudad y su área metropolitana. Aunque también es cierto que de todos los asteroides potencialmente peligrosos que tenemos catalogados ninguno supone un peligro de impacto en los próximos 100 años.

Igual que no lo suponen Didymos y Dimorhos, ni aunque cambiemos la órbita del segundo alrededor del primero ya que la órbita de Didymos nunca se cruza con la de la Tierra.

Proyectos como el NEO Surveyor, un telescopio espacial diseñado para buscar asteroides, que podría ser lanzado en 2026, o los telescopios terrestres FlyEye de la Agencia Espacial Europea, pueden ser esos ojos que necesitamos para no hacer un dinosaurios, ya que se nos supone un poco más inteligentes que ellos. Y desde luego su puesta en marcha debería ser una prioridad internacional en la que colaboraran todas las agencias espaciales del mundo. Por la cuenta que nos tiene.

El Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, que es quien gestiona la misión, está en Twitter como @JHUAPL.

Por cierto que lo visto Bruce Willis fue invitado al lanzamiento pero declinó la invitación.

Relacionado,

# Enlace Permanente

El Museo de los teléfonos móviles atesora ya más de 2.000 modelos de terminales de todas las épocas

Igual que existen museos para los juguetes, los alambres o los inodoros, el tiempo ha querido que a Ben Wood se le ocurriera fundar el Museo de los teléfonos móviles. Allí más de 2.000 terminales muestran la evolución de estos gadgets en las últimas décadas. Por desgracia en estos tiempos de Covid no han podido organizar exposiciones presenciales, pero la idea es que pueda ir haciendo las rondas por distintos lugares para llegar a todo el mundo, incluyendo colegios y otros espacios tecnológicos tradicionales.

Ya solamente mirar el catálogo completo es una maravilla, con modelos de marcas conocidas, especialmente muchos Nokia, Ericsson, Morotola y Sony. Hay Blackberries y Palms, modelos de NEC, LG y Panasonic e infinidad de otras marcas totalmente desconocidas: Xelibri, Dancall, KDDI… También están organizados por colecciones: los superventas, los primeros modelos de cada marca, los «teléfonos de James Bond» y cosas así.

También tienen una página dedicada a los más buscados: modelos de marcas desconocidas (o no tanto) que por alguna razón resultan especiales, ya sea por tratarse de ediciones limitadas, versiones que no tuvieron mucho éxito o porque estuvieron muy poco tiempo en el mercado. El museo admite donaciones y tiene una lista de donantes como agradecimiento.

Hay más información sobre todo lo que hacen en su blog y en su cuenta de Twitter, @Phone_Museum.

Relacionado:


# Enlace Permanente

Ya se pueden leer los cómics de Comixology en la aplicación de Kindle… pero no mola demasiado


Así se ven los cómics de Comixology en la aplicación Kindle para macOS

Hace muchos años que tengo cuenta en Comixology; desde antes que en 2014 se «fusionaran» con Amazon. Y si he de ser sincero desde que se produjo la fusión y unifiqué mis cuentas nunca me preocupé mucho de los comunicados oficiales que recibía una vez que vi que todo funcionaba correctamente. Hasta que el otro día me fijé en que decían que ya se pueden leer los cómics de Comixology en la aplicación de Kindle.

Para ver si puedo evitar manejar dos aplicaciones decidí probarlo. Para ello hay que ir a la página de gestión de contenido y aplicaciones de Comixology y hacer clic en «Mostrar tus libros de Comixology» y listo. A partir de ahí todos tus cómics aparecerán en la aplicación para Kindle para macOS o Windows en ordenadores y en la de Android e iOS en móviles y tablets.

Pero, al menos en las versiones actuales de la aplicación para macOS e iOS los cómics salen mezclados con los libros; ni siquiera hay una pestaña para ellos como la hay para los PDF. Además no salen agrupados por colección o serie como en la aplicación de Comixology. Y no se sincroniza la información acerca de los que has leído o no, con lo que de repente te encuentras con un montón de cosas sin leer en la aplicación de Kindle. Al menos sí funciona la navegación por viñetas.

Así que por ahora creo que voy a desmarcar la opción, aunque cuando por fin salga la nueva app para Comixology, que promete un montón de mejoras, veré si la de Kindle también recibe alguna mejora que me haga reconsiderarlo.

# Enlace Permanente

Fallece Miquel Barceló, dejando un poco huérfana a la ciencia ficción en español

Se nos ha muerto Miquel Barceló, a quienes las personas aficionadas a la ciencia ficción de España y Latinoamérica debemos tanto por su trabajo como director de la colección NOVA, que durante muchos años nos trajo al español las traducciones de lo mejorcito del género.

Muchas de esas personas también disfrutamos de «Ciencia ficción: Guía de lectura» y «Ciencia Ficción. Nueva guía de lectura», dos guías sacadas con 25 años de diferencia que aún sirven perfectamente de introducción al género. O de «Paradojas-2, ciencia en la ciencia-ficción», una recopilación de artículos sobre el género en los que reflexionaba el uso de la ciencia ficción para la divulgación científica. Sin desmerecer sus novelas cortas.

En fin, que la ciencia ficción en español se queda un poco huérfana. Hasta luego, Miguel, y gracias por todas las lecturas.

# Enlace Permanente

Laura Shepard, la hija mayor de Alan Shepard, irá en el próximo lanzamiento de un New Shepard

Blue Origin acaba de anunciar que Laura Shepard Churchley, la hija mayor de Alan Shepard, volará como invitada en el próximo lanzamiento de un New Shepard. Alan Shepard fue el primer astronauta estadounidense en salir al espacio el 5 de mayo de 1961 a bordo de la Mercury Redstone 3. Luego se convertiría en la quinta persona en pisar la Luna como comandante del Apolo 14. Y también da nombre al New Shepard de Blue Origin.

El vuelo de Laura Shepard será muy similar al primero de su padre, pues también será un vuelo suborbital. Aunque alcanzará una altitud máxima de poco más de 100 kilómetros en unos 12 minutos totales de vuelo frente a los 187 kilómetros y 15 minutos de su progenitor.

Junto a ella irá a bordo como invitado Michael Strahan, un popular presentador de televisión estadounidense. Y como pasajeros de pago Dylan Taylor, Presidente y Director General de Voyager Space; Evan Dick, ingeniero, inversor y gerente de Dick Holdings, LLC.; Lane Bess, el fundador del fondo de inversiones Bess Ventures and Advisory; y Cameron Bess, el hijo de Lane. Ellos dos serán la primera pareja de padre e hijo en volar al espacio.

Dejando aparte el asunto claramente publicitario de haber invitado a la hija de Shepard esta será la primera misión en la que la cápsula de un New Shepard vuele con sus seis plazas ocupadas; los lanzamientos anteriores sólo llevaron cuatro personas a bordo.

El lanzamiento está previsto para las 16:00, hora peninsular española (UTC +1), del 9 de diciembre. Se podrá seguir en directo desde unos 90 minutos antes en la web de Blue Origin. Será el lanzamiento número 19 de un New Shepard y el tercero tripulado.

Si todo va bien Blue Origin habra lanzado a 14 personas al espacio –aunque sea brevemente– en el medio año que lleva haciendo lanzamientos tripulados. Si le sumamos los cuatro pasajeros del vuelo VS22 de Virgin Galactic, los cuatro de la misión Ispiration4, y a Yusaku Maezawa y su ayudante, que está previsto que despeguen hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) el 8 de diciembre e la Soyuz MS-20, tendremos un total de 20 personas que en 2021 han volado como turistas al espacio.

Frente a las 18 que han ido al espacio como profesionales como miembros de las tripulaciones Crew–2, Crew–3 y de las cápsulas tripuladas Shenzhou 12, Shenzhou 13, Soyuz MS-18 y Soyuz MS-19. Y luego está el caso de Yulia Peresild y Kim Shipenko que volaron a la EEI a bordo de la MS-19 para rodar escenas de una película. Roscosmos está detrás del asunto pero desde luego ninguno de los dos son astronautas profesionales.

Así que todo apunta a que 2021 será el primer año en el que hayan ido más turistas al espacio que profesionales, aún si descontáramos los ocupantes del VS-22 por aquello de que no superaron la línea de Kàrmàn.

Relacionado,

# Enlace Permanente

100.000 iconos libres y gratis organizados en colecciones y estilos

En Free Icons la gente de IconShock afirma haber recopilado ni más ni menos que 100.000 iconos con licencias libres y gratuitas, procedentes de todo tipo de colecciones. Usarlos es an fácil como recorrer la lista de la izquierda para ver su aspecto y luego seleccionar:

  • Tamaño de los iconos
  • Colores
  • Descarga en formatos svg/png/webp

Los hay organizados por finalidad (aplicaciones, geometría, meteorología, sistema…) o por estilos (elegante, pixelado, lineal…) Si te registras en el servicio puedes usar el símbolo (+) para añadirlos a una colección personal de iconos, lo cual puede venir bien si usas iconografía a menudo.

Las licencias de estos iconos son todas libres: Creative Commons, MIT, Apache, dominio público y similares y además son gratuitos. Aparte de eso en la misma web tienen algunos otros premium packs de pago, pero teniendo cientos de miles donde elegir igual ni te hace falta.

Relacionado:

# Enlace Permanente

La gente se cree más inteligente de lo que es cuando busca las respuestas en Google

Internet hace que la gente se crea más inteligente de lo que es. Es un fenómeno que recuerda un poco al efecto Dunning-Kruger, solo que es medible de otra forma y atribuible a otras causas:

En la actual era digital, las personas están constantemente conectadas a la información en línea […] El acceso a la información externa, facilitado por Internet y los motores de búsqueda como Google, difumina los límites entre el conocimiento interno y el externo. Esto que hace que las personas crean que pueden recordar -o que recuerdan- lo que acaban de encontrar. El uso de Google para responder a preguntas de conocimiento general infla artificialmente la confianza de la gente en su propia capacidad para recordar y procesar información y conduce a predicciones erróneamente optimistas sobre cuánto saben sin Internet. Cuando la información está al alcance de nuestra mano, podemos creer erróneamente que se originó dentro de nuestras cabezas.

Esto es lo más relevante de un trabajo titulado People mistake the internet’s knowledge for their own (La gente confunde los conocimientos de internet por los suyos) del que se han extraído algunas conclusiones interesantes. Para ello los investigadores realizaron hasta ocho experimentos en los que se permitía a la gente googlear información sobre distintas preguntas… pero luego eran incapaces de distinguir si la respuesta la conocían de antemano o porque se la había proporcionado Google.

Otra de las curiosas paradojas del asunto es que viendo lo que hacía la gente han calculado que buscar información online es más rápido que buscarla en los propios recuerdos. Esto impide que la gente reconozca sus propias limitaciones.

Todo ello me parece que entraría un poco en contradicción con la famosa frase de Albert Einstein: «No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo» que en realidad tiene su origen en otra más larga y completa, con contexto:

No guardo en mi cabeza la información que puede encontrarse con facilidad en los libros… El valor de la educación universitaria no es el aprendizaje de muchos hechos, sino el entrenamiento de la mente para pensar.

– Albert Einstein

Teniendo en cuenta esta reflexión… ¿Merece la pena memorizar cosas? Google, los asistentes personales e internet están –casi– siempre ahí y pueden ser considerados coo una extensión o meras herramientas para nuestra mente. Aunque todo esto parece apuntar a que es esa confusión de las herramientas con nuestra propia capacidad lo que nos hace «creernos más listos». Como si por el hecho de usar un exoesqueleto para levantar cientos de kilos pensáramos que «somos más fuertes», sin tener en cuenta que el esfuerzo lo hacen los mecanismos, no nosotros.

{Traducción de la cita: DeepL.}

# Enlace Permanente

Un primer vistazo de cerca al enorme Boeing 777X

Sam Chui ha tenido la oportunidad de subirse a uno de los prototipos del Boeing 777X durante el Salón Aeronáutico de Dubái y en este vídeo podemos ver sus impresiones de ese primer vistazo de cerca al más largo de los aviones fabricados jamás por Boeing.

Aunque me resulta curioso que se sorprenda por ver un avión en el que el interior no es una cabina de pasajeros sino una serie de puestos de trabajo para monitorizar los parámetros de vuelo del avión; a fin de cuentas es un prototipo. Y como pone sobre la puerta es un avión experimental. Le echa también un vistazo a los depósitos de agua que permiten modificar el centro de gravedad del avión para probar distintas configuraciones. Y al mecanismo que despliega el cono que se ve siguiendo al avión en vuelo y que sirve para medir velocidad y altitud independientemente de los instrumentos a de a bordo.

Un detalle peculiar del 777X es que aunque el fuselaje tiene el mismo ancho que el 777 en realidad tiene más espacio habitable por dentro. Un poco al estilo Tardis. Aunque en este caso es debido a que Boeing ha conseguido adelgazar la capa de materiales que hay entre la piel del avión y el interior de la cabina. Eso, en teoría, permitirá a las aerolíneas colocar diez asientos por fila algo más de comodidad para quienes vaya a bordo que en un 777.

En la cabina la comandante Heather Ross muestra los detalles que Boeing se ha traído del 787 a esta nueva versión del 777 pero manteniendo la certificación de tipo común para ambos. Es especialmente curioso el interruptor para subir y bajar las puntas alares plegables, que con dos posiciones más sencillo no puede ser. La envergadura extra que proporcionan las puntas del ala son una de las características que dan al 777X su enorme alcance. De hecho el 777X que visita Sam voló directamente de Seattle a Dubai en unas 15 horas, el vuelo más largo hasta ahora de un 777X.

El vídeo también incluye algunas tomas exteriores del avión y otras en vuelo. Es, sin duda, un avión espectacular.

Pero al 777X aún le quedan, de todos modos, muchas horas de vuelo en su programa de pruebas. La Autoridad Federal de Aviación de los Estados Unidos, un tanto escaldada del fiasco con el 737 MAX, ha decidido alargar el programa de certificación del modelo, con lo que no va a entrar en servicio hasta 2023 suponiendo que no haya más retrasos. La empresa lanzó el modelo en 2013.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Un accidente en el procesado del telescopio espacial James Webb retrasa su lanzamiento


El Webb durante los preparativos para el lanzamiento – NASA

Un accidente en el procesado del telescopio espacial James Webb en el que se soltó inesperadamente una cinta de sujección mientras lo iban a fijar en el adaptador que permite acoplarlo al cohete que lo va a lanzar hizo que el telescopio se viera sometido a vibraciones no esperadas. Así que hay que revisar si eso lo afectó de alguna manera inesperada, con lo que el lanzamiento se pospone a no antes del 22 de diciembre. No es un gran retraso. Pero no ganamos para sustos con el telescopio espacial James Webb. Y ahora que falta menos de un mes para su lanzamiento, que era el 18 de diciembre, la cosa es aún peor.

No debería haber mayor problema porque el telescopio está diseñado para soportar vibraciones mucho más fuertes durante el lanzamiento… aunque quizás en otra dirección. Y ya sabemos que Murphy tiene muy mala leche. De hecho hay quien ya dice que el lanzamiento va a quedar para 2022. Y quien pide que lo lancen en secreto para evitarnos la ansiedad que suponen estas noticias.

Pero en cualquier caso no hay que olvidar que el lanzamiento del Webb, una vez superado lo de construirlo, es la parte fácil del asunto. Una vez en órbita y mientras se dirige hacia su destino en el punto de Lagrange L1 del sistema Tierra–Sol tiene que desplegarse. En un proceso que durará semanas y que tiene unos 300 posibles puntos de fallo.

Con el mayor espejo jamás puesto en órbita y la sensibilidad de sus instrumentos el Webb debería permitirnos echar un vistazo al universo con un detalle y una profundidad nunca vistos hasta ahora. Si a Murhpy le parece bien, claro.

Relacionado,

# Enlace Permanente

Probamos el robot aspirador con mopa Dreame L10 Pro… y lo hacemos funcionar con HomeKit

Me han prestado un aspirador robot con mopa –o robot aspirador con mopa, no sé si tanto monta, monta tanto– Dreame L10 Pro para probar. Aunque hace años que existen estos productos es el primero que pruebo. Y ahora me pregunto por qué.

Se trata de un dispositivo de 35 centímetros de diámetro por 9,68 de alto, incluida la «torreta» de sensores, y un peso de 3,7 kilos. Está disponible en blanco o en negro. Tiene una potencia de succión de 4.000 pascales, que bastante elevada para este tipo de cacharros, y un depósito de polvo de 570 ml con un filtro HEPA capaz de retener partículas de 0,3 micras para arriba.

Ponerlo a andar es extremadamente sencillo. Basta con retirar las protecciones con las que viene de fábrica, instalar el cepillo lateral, que encaja con un clic, y ponerlo a cargar antes de usarlo la primera vez. La base de carga ha de estar en algún lugar en el que tenga medio metro libre a los lados y un metro y medio delante. Y eso es lo más complicado de la puesta en marcha. La base, que mide 13×8×10 centímetros más la solapa sobre la que aparca el robot, es minúscula comparada con otras que he visto para este tipo de dispositivos. Una vez cargada la batería basta con mantener pulsado tres segundos el botón de encendido para que se active y luego una pulsación breve del botón para que eche a andar.

El L10 Pro es capaz de funcionar en este modo sin necesidad de hacer nada más. Irá construyendo un mapa de las habitaciones usando sus sensores LiDAR y sus sensores 3D. Los dos tipos de sensores funcionan perfectamente a oscuras. Para ello recorre primero las paredes para delimitar su perímetro y luego el interior en una trayectoria en forma de S para cubrir toda la superficie. Gira sobre si mismo para acercar todo lo posible el cepillo lateral a las esquinas y que así quede la menor superficie posible sin alcanzar.

Seguir leyendo: Probamos el robot aspirador con mopa Dreame L10 Pro… y lo hacemos funcionar con HomeKit

# Enlace Permanente

Páginas